Efectos de la harina en la salud

Efectos de la harina en la salud.

                                                    Introducción

Hay personas que consumen diariamente alimentos que contiene harina, sin imaginar lo riesgos o problemas de salud que esto puede traer a través del tiempo, así como también se puede presentar el sobrepeso, gastritis, entre otras enfermedades. No es de sorprender que las tasas de obesidad y las enfermedades derivadas de ella vayan en aumento.

A continuación se dará a conocer todo lo que consiste las harinas y el daño así como los beneficios que obtenemos al comerlas y siempre y cuando sea con moderación para poder estar saludables y sobre todo aprender a comer. 

                                                      Objetivo 
En este documento se informara acerca de los efectos de la harina en la salud, para que las personas tomen conciencia acerca de su salud ya que es lo mas importante para un ser humano. y conozcan sobre los riesgos que puede traer una mala alimentación, y aprendan   a modificar su estilo de vida.

                                                    Contenido
Las harinas se derivan de cereales como el trigo, la avena, el maíz o el centeno que, en su estado natural, son ricos en fibra, proteínas, carbohidratos grasas, vitaminas y minerales. Pero dependiendo de su proceso de elaboración, es que las harinas pueden conservar o no, dichas propiedades.
La gran diferencia entre las harinas integrales y refinadas, es que las primeras proporcionan energía en forma gradual, sin desequilibrar los niveles de glucosa en la sangre. Sus calorías son metabolizadas por el hígado, transformadas en glucosa  y distribuidas en el organismo en forma de energía que se libera conforme el cuerpo lo necesita. Mientras que para obtener harinas blancas, los cereales experimentan un proceso de molienda y refinamiento que implica aplastar y trocear los granos enteros para despojarlos del salvado (rico en fibra) y del germen (que contiene vitaminas, proteínas, minerales y grasas insaturadas); lo único que queda es el endospermo (hidratos de carbono), lo que lo convierte en un alimento pobre desde el punto de vista nutricional.

La otra cara de la harina 

Comer harinas es más saludable para la mayoría de las personas de lo que se cree, el secreto está en las cantidades y no en erradicarlas de las comidas
Harinas Vs Calorías
Los colombianos prefieren seguir sumando el número de calorías que le aporta una galleta al cuerpo, sin pensar en su composición nutricional.

“Los médicos muchas veces omiten a sus pacientes, que por ejemplo el pan posee ácido fólico para el cerebro, vitamina A, hierro, niacina, riboflavina e incluso fibra en el caso del pan integral”, afirma Sugey Hurtado Suevis, asesora en Nutrición y Dietética para Molino 3 Castillos. Estos componentes sumados a los mencionados anteriormente, pueden prevenir la anemia, reducir los índices de mortalidad de la madre en el parto y el peligro de que el bebé sufra daños graves durante la gestación.
En el caso de las personas con sobrepeso y obesidad es aconsejable consumir las harinas integrales porque tienen más vitaminas, minerales y fibra comestible que ayuda a tener evacuaciones intestinales regulares. El secreto para mantener el peso indicado se basa en consumir los alimentos de todos los grupos en la cantidad  y calidad suficientes, además, el aumento de la actividad física sí es un consejo que hay que escuchar.

Aquí presentamos tipos de harina que más se producen en el país, y de uso común para que sepa de que esta hecho lo que va a comer:
 
Básicamente hay dos tipos de harinas: integrales y refinadas. La diferencia entre estas dos es la parte del grano que se muele.
La harina blanca refinada contiene las importantes vitaminas B (niacina, tiamina y riboflavina) y el ácido fólico. Productos como el pan, galletas de sal, y pastas entre otros, son elaborados a partir de esta harina.  Es usualmente usada para la cocina y repostería en general. Suele llevar aditivos, como emulgentes, colorantes, condimentos, conservantes y antioxidantes, para facilitar su almacenamiento.   ha sido prácticamente la única utilizada comercialmente hasta hace poco tiempo. La preferencia por ella radica en que, al ser altamente procesada se obtienen un polvo muy fino y de un color blanco puro, por lo que permite elaborar alimentos con texturas más agradables y esponjosas. Pero, aparte de esto, pocos son los beneficios que brinda la harina blanca.

A diferencia de lo anterior la harina integral utiliza todo el grano para su elaboración, por lo que además de carbohidratos y proteínas, también tiene ricos contenidos en antioxidantes, vitamina B, grasas saludables, minerales y fibra principalmente. Esto permite que la harina integral sea digerida lentamente, acrecentando la sensación de saciedad (lo que es bueno para cuidar el peso) y repercutiendo de menor forma en los niveles de glucosa. Según el análisis de varias investigaciones norteamericanas sobre los beneficios de la harina integral, los granos integrales y sus subproductos tendrían la posibilidad de reducir hasta en un 21% el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares con el solo hecho de consumir 2,5 porciones diarias de granos enteros. Cuando se consume una harina integral, en el organismo esa es digerida más lentamente, llega al estómago y dentro de las fibras solubles que conforman a la cascarilla, estas absorben agua, se hinchan en el estómago, entonces esto tiene un doble efecto. Por un lado nos da sensación de saciedad y por otro lado, hace el paso por el estómago más lento, entonces eso hace que los niveles de azúcar en sangre suban menos rápido. Mientras que las harinas blancas inmediatamente empiezan a ser hidrolizadas, pasan más rápidamente, el contenido de azúcar se eleva en sangre mucho más rápido, si hacemos un comparativo.
Cuando consumimos altos índices de carbohidratos, el páncreas se ve forzado a liberar insulina, pero en contraparte, deja de producir la hormona que nos hace sentir satisfechos. Esto es, mientras más estés acostumbrado al azúcar, mayor cantidad necesitarás para tu necesidad.
Por esto al elevarse el nivel de glucosa en la sangre, si el organismo no posee las enzimas para digerirlos, la enzima que ayuda se llama insulina, lo que va a suceder, es que la persona va a empezar a tener una serie de reacciones. La primera es: tengo que reducir el nivel de glucosa en sangre. ¿Cómo lo hago?. Saco agua de las células, y entonces el efecto que vamos a encontrar es que esta persona va a tener necesidad de ir al baño con mucha frecuencia. Al no poder digerir esa glucosa, las células tienen hambre, siguen sintiendo esa necesidad de hambre porque no pueden tener el nutriente que les proporciona la glucosa, la persona tiene hambre, entonces sigue comiendo.
Cuando el nivel de azúcar es alto, el corazón y los riñones se ven forzados a trabajar a un ritmo acelerado, lo que a largo plazo, perjudica seriamente la salud. el exceso de azúcar proveniente de las harinas refinadas no solo causa estos daños a nivel celular, en el cerebro también se libra una batalla.
No exclusivamente las harinas, sino lo que se adiciona para darle más sabor, que es el azúcar, grasa y en otros casos también se le adiciona sal, como las botanas, entonces eso es lo que nos da un mejor sabor a estos productos, que nos hace querer más, nos hace que los deseemos más.
                                                       Recomendación

 Esta recomendación va dirigida a todas las personas que consumen diariamente o en exceso alimentos que contienen harina, es bueno consumir de vez en cuando comidas que contengan harina, ya que si se consume en exceso, al tiempo las personas pueden tener problemas de salud además del sobre peso una de las más usuales es la gastritis.

Como se puede observar, todos los días comemos alimentos que contienen grasas, harina y que contienen ingredientes dañinos para nuestro cuerpo y estos generan problemas así que debemos cuidar las cantidades que ingerimos para poder estar satisfechos a la vez.

                                                         Conclusión

Debemos tomar en cuenta lo que consumimos que sea bueno para nuestra salud hay que ingerir lo menos posible las harinas blancas ya que al ser hidrolizadas, pasan más rápidamente, el contenido de azúcar se eleva en sangre mucho más rápido, y asi podemos tener estables a nuestros organos.


Para querer bajar de peso no es saludable hacer una dieta casera, una mejor opción es acudir al médico para que el suministre la dieta adecuada, por otra parte no sólo basta con restringir o eliminar nuestra alimentación, sino comer alimentos verdaderamente saludables, así como frutas y verduras , pues nuestro sistema digestivo está diseñado para llenarse, ya que si dejamos simplemente de comer estaremos desnutridos y se causará un desbalance hormonal .

Referencias.

(s/a) Revista del consumidor 2013, Recuperado el día 18 de febrero del 2013 de la página: http://revistadelconsumidor.gob.mx/?p=15933
Martin Bruno, Septiembre 2012, Recuperado el día 18 de febrero del 2013 de la página: 


(s/a)Copyright 2000-2012: www.enplenitud.com Un emprendimiento de Latin Seniors Inc. Recuperado el día 18 de febrero del 2013 de la pagina:

(s/a) 14 de octubre del 2011, Recuperado el  día 18 de febrero del 2013 de la página:


Descarga este podcast aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada